Publicado: 10 de Enero de 2018

En el mercado podrás encontrar dos tipos de calderas de gasoil: las instantáneas, que calientan el agua en el momento en el que ésta es demandada, y las de acumulación que tienen un acumulador de agua caliente.
El uso de este tipo de calderas te permitirá beneficiarte de una serie de ventajas:

  • Disponibilidad: se pueden instalar en cualquier lugar ya que el gasoil es fácil de conseguir tanto en zonas urbanas como rurales.
  • Menos gastos en instalación y mantenimiento: son baratas y su mantenimiento no requiere de un desembolso grande de dinero.
  • Mayor duración: la quema del gasoil para la calefacción beneficia el mantenimiento de la caldera.
  • Menor contaminación: la quema de gasoil no genera monóxido de carbono.
  • Mayor seguridad: trabajan a temperaturas bajas, lo que hace que el riesgo de explosiones disminuya.

Contacta con nuestro personal autorizado y disfruta de tu caldera de gasoil ya.